Luz Venidera - Hatha Yoga Iyengar y Baño de Sonidos con Gong y Cuencos Tibetanos

Yoga para el Alma
Por Cathy Froidevaux

"Cualquier cambio hacia un Nuevo estado del Ser
es el resultado de Toda la Naturaleza
revelando los potenciales inherentes "

Yoga Sutras de Patanjali

Todas las personas deseamos ser felices.    Quizás en algún momento de la vida hemos podido vislumbrar un instante de paz cuando nos sentimos conectados con nosotros mismos, con otros, con la naturaleza…. Curiosamente, este estado de bienestar no es algo que podamos ordenar a través de un catálogo, sino que aparece espontáneamente.   

En estos momentos experimentamos una sensación traslúcida como si aquello que vemos, tocamos, sentimos, escuchamos no estuviera separado de nosotros, y la sensación de conexión y Unión es profunda.   Cuando descansamos nuestra mano sobre el Corazón de nuestro amado/a, cuando contemplamos el cielo lleno de estrellas con  admiración, cuando vemos la naturaleza abrirse en una flor, nuestro Ser reconoce, por un pequeño instante ,nuestro lugar en este Plan Divino.   Estos pequeños instantes nos devuelven frescura e inocencia.   Estos instantes de claridad y bendición están siempre en nuestro interior, simplemente esperando nuestra llegada.

Yoga es un sistema que nos ayuda a “llegar al momento presente”, despertándonos de nuestra amnesia espiritual y recordando aquello que ya sabemos. Es una forma de recordar nuestra verdadera naturaleza, que en esencia es paz y alegría.   

Desarrollada por visionarios siglos atras, Yoga es una practica que cualquier persona, independientemente de su edad, sexo, religión y creencias, puede realizar para desarrollar su potencial completamente.

 Es una manera de estar en comunión íntima con la matrix en el centro de cada uno y con aquellas fuerzas que unen todas las formas de vida.   A medida que esta comunión íntima se hace más fuerte, el estado de paz y alegria se transforma en el centro de nuestras experiencias y dejan de ser una rara excepción.

Esto no significa que Yoga es un objetivo a alcanzar en algún cronograma de “mejoramiento espiritual”, sino que a traves de la observación de nosotros mismo y la naturaleza podemos reconocer nuestros potenciales y sacarlos a la luz.   No hay nada que mejorar, simplemente pulir.    

Podemos reconocer que toda la vida es un proceso de refinamiento que nos permite ver mas claramente.   Si limpiamos los vidrios del auto, podemos ver la ruta con claridad.   Los árboles son del mismo verde que antes, el cielo del mismo azul, la ruta es la misma, solo que ahora podemos ver claramente.   Empezamos a distinguir si hay baches en la ruta y podemos esquivarlos…

De alguna manera, Yoga no busca hacernos mejores, sino destruir esas barreras que nos impiden ser como somos realmente y poder disfrutar de la vida en plenitud.   Esto es importante porque muchas veces nos vemos en situaciones donde queremos cambiarnos, y podemos ser agresivos con nosotros mismos y si lo somos con nosotros, seguramente lo seremos con otros.   En cambio si solo buscamos descubrirnos, revelar la esencia que esta en el interior, que se manifiesta en todas partes, florecen el respeto, la compasión y la aceptación hacia nosotros mismos y hacia nuestro alrededor.

Hay “trabajo” por hacer, pero paradójicamente en Yoga no hay una recompensa.    El camino recorrido y el “trabajo” realizado es la recompensa.

Yoga esta basado en la experiencia y la observación.

A medida que profundizamos, Yoga se transforma en un estilo de vida, porque empezamos a elegir aquello que nos nutre.

Las prácticas de Yoga para el Alma consisten en:

  • Asanas (porsturas) para cuidar al cuerpo, tienden a ser prácticas activas y fluidas.
  • Pranayamas (técnicas de respiración) para calmar la mente
  • Mantras y Meditación para el Alma y el Corazón

Coordina: Cathy Froidevaux